La empresa que administra la planta nuclear de Japón que fue afectada por el maremoto de marzo descartó el jueves cualquier reacción problemática en las instalaciones y agregó que el gas radioactivo que fue liberado por uno de los reactores averiados fue producto de la fisión espontánea que ocurre en cualquier reactor en desuso.

Tokyo Electric Power Co. encontró esta semana xenón radiactivo en la planta de Fukushima Dai-ichi, indicando en un principio una fisión nuclear inesperada e inyectó ácido bórico como precaución en caso de más reacciones nucleares.

La operadora informó el jueves que una revisión más amplia determinó que el xenón fue producido por curio, un componente de combustible nuclear que causa fisión espontánea.

TEPCO negó cualquier problema dentro del reactor Unidad 2 y citó que no han habido cambios de temperatura o de presión. Agregó que un monitor más sensible que fue recientemente instalado detectó que el xenón estaba presente todo el tiempo.