Cientos de campesinos nicaragüenses exigieron hoy la entrega de sus cédulas de identidad, válidas para ejercer el sufragio, a tres días de las elecciones generales, en las que el presidente del país, Daniel Ortega, busca su reelección, informaron diversas fuentes.

Un grupo de campesinos del norte de Nicaragua mantiene paralizado temporalmente un tramo de carretera para demandar a las autoridades electorales la entrega de sus documentos para votar en los comicios, dijo a Efe un portavoz de los organismos de socorro de esa zona.

Otro grupo mantiene su protesta en las afueras de la delegación electoral del departamento (provincia) Matagalpa (norte), en espera de sus cédulas de identidad, según imágenes de la televisión local.

En el lugar están presentes expertos de la misión de observación electoral de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, para verificar en el sitio la demanda de la ciudadanía, confirmó hoy a Efe una portavoz de esa delegación, Celeste Mackenzie.

Los manifestantes, que protestan pacíficamente, de acuerdo a la UE, reclaman la entrega de 5.000 documentos de identidad.

Según la UE, el presidente de la autoridad electoral, Roberto Rivas, admitió que faltan por entregar 30.000 cédulas, un tema que también preocupa a la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Hemos notado algunos problemas respecto a la distribución de cédulas", dijo a periodistas el excanciller argentino Dante Caputo, jefe de la misión de 80 observadores que desplegará ese organismo en las elecciones de Nicaragua.

Caputo, que llegó anoche a Managua, pidió a las autoridades "hacer un esfuerzo importante para resolver el tema de la cédula, que es instrumento de voto".

"No puede ser que haya cédulas que hemos visto que están listas para ser repartidas y que haya gente que hace cola (fila) y después se va sin ellas", continuó.

En las próximas elecciones, el gobernante sandinista aspira a continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata que, sin embargo, fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

Ese fallo ha sido calificado de "inconstitucional" y de "golpe a la democracia" por los opositores.

En los comicios del domingo próximo unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a un presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).