El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de 200 millones de dólares para apoyar a la República Dominicana a mejorar la eficiencia, la gestión financiera, la provisión y el servicio del sector eléctrico.

El programa, aprobado el miércoles, busca reducir los costos de generación, la extensión de cobertura del subsidio al consumo eléctrico para familias pobres y la mejora gerencial, operativa y financiera de las empresas de distribución eléctrica, anunció el jueves el BID.

Respecto al 2010, las tres empresas regionales de distribución presentan un aumento de clientes facturados del 53% y de 42% del suministro sin cortes, indicó un comunicado de prensa.

A medida que el fortalecimiento de las finanzas reduzcan las transferencias del gobierno al sector eléctrico, disminuirá el impacto en las cuentas fiscales de las oscilaciones en los precios internacionales del petróleo y se liberarán recursos para la inversión social, precisó el BID.

"Las perspectivas del sector eléctrico en la República Dominicana están mejorando ya que se inicia una trayectoria que brindará buenos resultados financieros y operativos", dijo Jorge Mercado, especialista en energía del BID y jefe del equipo del proyecto.

El crédito incluye el cumplimiento de mejoras de política e institucionales, tiene un plazo de amortización de 20 años, un período de gracia de cinco años y una tasa de interés basada en LIBOR. El organismo ejecutor es el Ministerio de Hacienda.

Debido a los altos costos del petróleo y alta morosidad de los consumidores, República Dominicana mantiene un déficit de más del 25% de sus necesidades eléctricas, que se traduce en constantes apagones. Al carecer de yacimientos petroleros, importa unos 155.000 barriles de petróleo al día, principalmente de Venezuela.

Sólo en el 2010, República Dominicana gastó 798 millones de dólares en la importación de combustibles fósiles para la generación eléctrica, cerca del 25% de sus importaciones de petróleo.