El Congreso argentino confirmó el jueves que es inválido un dictamen a favor de la despenalización del aborto emitido hace dos días por una comisión de diputados debido a que no cuenta con las firmas de legisladores exigidas por reglamento.

La comisión de Legislación Penal había emitido el martes un dictamen favorable a la interrupción voluntaria del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, un hecho calificado como inédito en la historia parlamentaria.

Pero la propia comisión dio marcha atrás este jueves al comprobarse que el texto llevaba la firma de seis diputados, menos de la mitad de los legisladores presentes --fueron 15--, tal como lo indica el reglamento.

El aborto está prohibido en Argentina, salvo en casos de peligro para la vida de la madre o de violación de una mujer con capacidades mentales disminuidas. Pero aún en estos casos, la mujer debe contar con autorización de un juez antes de abortar.

El presidente de la comisión de legislación penal, Juan Carlos Vega, convocó este jueves a una nueva reunión para la próxima semana, a la que también invitó a integrantes de las comisiones salud pública y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia para analizar "proyectos de ley por los cuales se modifica el código penal en lo referente a la temática de despenalización del aborto", según el texto publicado por el sitio de internet de la Cámara de Diputados.

Estas tres comisiones deberían emitir dictámenes similares a favor de la despenalización del aborto para que el tema sea debatido por primera vez en el recinto.

"Lo importante es que se instaló el debate institucionalmente y que gracias a eso, hoy tiene continuidad: esperamos que se dé antes de fin de año el plenario de las comisiones de Legislación Penal, Familia y Salud para seguir debatiendo", expresó en un comunicado la diputada Cecilia Merchán, de bloque Libres del Sur y una de las impulsoras del proyecto.

Si bien el polémico proyecto avanzó en el Congreso como nunca antes lo había hecho otra iniciativa similar, es poco probable que por el momento se convierta en ley. La principal razón es que la reelecta presidenta Cristina Fernández se ha manifestado en contra del aborto y su partido, el Frente para la Victoria, controlará ambas cámaras del Congreso a partir del 10 de diciembre .

Según la campaña nacional por un aborto legal, seguro y gratuito, entre 500.000 y 700.000 mujeres interrumpen su embarazo cada año. Entre 80 y 100 mueren, la mayoría jóvenes y pobres. Organizaciones anti-aborto cuestionan estas cifras.