Las múltiples similitudes entre el Mediterráneo y la región fronteriza México-Estados Unidos son abordadas en una nueva obra que, coordinada por Natalia Ribas, habla de "procesos paralelos pero con impactos distintos" y analiza también las semejanzas del patrón migratorio en ambas zonas.

Se trata del libro "El Río Bravo Mediterráneo. Las regiones fronterizas en la época de la globalización" que, coordinado por Natalia Ribas, incluye contribuciones de más de treinta autores y que será presentado hoy en la Casa Árabe de Madrid.

La obra muestra desde un enfoque multidisciplinar los dos ejemplos más patentes de las "barreras contemporáneas entre dos mundos", según explicó en una entrevista con Efe su coordinadora.

Ribas dijo que las similitudes entre ambas fronteras -Europa con el Mediterráneo y EEUU con México- se han abordado desde el punto de vista de las relaciones culturales, la movilidad de personas, el papel del espacio fronterizo, los muros o los derechos humanos.

Se refirió a "elementos comunes" entre ambas regiones vinculados a la tendencia globalizadora y que están relacionados con la restricción de fronteras, la diversificación de las rutas de los migrantes, la deslocalización industrial o la emergencia de grupos vulnerables, como menores no acompañados y mujeres.

Sin embargo, continuó Ribas, existe una tendencia de impacto más local y regional que es donde surgen las divergencias. "Hay una perspectiva histórica distinta, una cronología distinta y una conformación del Estado-nación también distinto", añadió.

"Son procesos paralelos globales pero con impactos distintos", resumió la coordinadora de la obra.

También subrayó las distinciones que existen en las relaciones entre los países y los modelos de cooperación fronteriza.

Mientras en el caso de México y Estados Unidos, continuó, está "muy desarrollado" tras décadas de cooperación fronteriza, en el Mediterráneo es "más precaria y menos definida".

Los autores también hablan en la obra de las similitudes en el patrón migratorio, en concreto del "rol migratorio que juegan México y Marruecos en este tema", y de su relación con la seguridad.

En esta materia, analizan lo que implica el cierre de las fronteras y la búsqueda de otras rutas, como la del desierto en el caso de México y EEUU "al cerrarse Tijuana y Ciudad Juarez" y la de las Islas Canarias al cerrarse cada vez más el Estrecho de Gibraltar.

"Son rutas más peligrosas, más caras, más complicadas", dijo Natalia Ribas, para resumir un aspecto más de las similitudes entre ambas zonas fronterizas.

Las recientes revoluciones en los países árabes han provocado, según dijo, un replanteamiento de las fronteras interiores de la Unión Europea y, en este punto, Ribas sitúa otras de las grandes diferencias con la frontera de EEUU y México.

"Se plantean elementos divergentes a la hora de plantear el rol del Estado-nación", precisó.