Sony anunció que perdió 27.000 millones de yenes (346 millones de dólares) en el tercer trimestre y redujo el miércoles su pronóstico de ganancias anuales, por lo que tendrá números rojos por cuarto año consecutivo, en parte debido al repunte del yen y las ventas decepcionantes de los televisores de pantalla plana.

El conglomerado japonés de productos electrónicos y espectáculos cree que perderá 90.000 millones de yenes (1.200 millones de dólares) en el ejercicio que concluye el 31 de marzo del 2012, tras haber pronosticado antes unos beneficios de 60.000 millones de yenes (769 millones de dólares).

Sony Corp. dijo que la fortaleza del yen y menores ventas, especialmente en aparatos de televisión, afectaron negativamente los resultados de julio-septiembre. Además, sufrió interrupciones en la producción debido a las inundaciones causadas por las lluvias monzónicas en Tailandia, que se sumaron a las ocurridas en marzo por el maremoto del noreste de Japón.

Sony anunció además un plan para enmendar sus operaciones de televisión, que han perdido dinero los últimos siete años ante la caída de los precios, exceso de oferta e intensa competencia. Agregó que el plan devolverá a números negros el sector de la televisión en el año fiscal que concluirá en marzo del 2014.

Según Sony, el principal problema es un exceso de suministro en las pantallas de cristal líquido, por lo que reducirá su producción de 40 millones de unidades al año a 10 millones de unidades. Además, piensa reducir los costos de exhibición y el número de modelos. El plan de reestructuración tendrá un precio de 50.000 millones de yenes (641 millones de dólares) con cargo a pérdidas, agregó la empresa.

___

Yuri Kageyama: http://twitter.com/yurikageyama