Tanques, helicópteros y dos batallones de soldados fueron desplegados el miércoles para resguardar la Penitenciería Nacional debido a que las autoridades hondureñas dijeron haber obtenido "informes de inteligencia" relacionados con un eventual ataque contra esa dependencia.

"Hemos aumentado la seguridad tanto terrestre como aérea de la prisión para contrarrestar la amenaza del crimen organizado y de narcotraficantes", dijo el miércoles en rueda de prensa el director de la Penitenciaría Nacional (PN), Marvin Rajo.

No precisó cómo obtuvieron la información sobre el eventual ataque, ni si había algún detenido como sospechoso de su planificación.

La prisión está situada a unos 20 kilómetros al norte de Tegucigalpa.