Con cientos de fanáticos presentes, Albert Pujols acudió el miércoles a la presentación de su estatua y dijo que todavía no está seguro si regresará a los Cardenales de San Luis la próxima temporada.

Pujols no mencionó la agencia libre durante su discurso, a la sombra de la estatua de bronce de tres metros (10 pies) de alto y 500 kilos (1.100 libras) de peso ubicada a las afueras de su restaurante. Luego evitó el tema ante los periodistas.

"Como dice mi esposa, vamos a rezar y tomaremos la decisión cuando llegue el momento", comentó el astro dominicano.

Un reportero le mencionó que "no te puedes llevar la estatua", y preguntó si la Fundación de la Familia Pujols se quedaría en San Luis si el toletero ficha con otro equipo.

"Ojalá no tenga que tomar esa decisión", respondió Pujols. "Ya veremos a dónde nos lleva Dios. No me quiero adelantar a los planes divinos y decir 'vamos a ir aquí', y que luego pase algo y luzca mal. Ya sea aquí o en cualquier otro lugar, creo que nuestra fundación ayudará a la ciudad de San Luis".

El inicialista de 31 años es agente libre por primera vez en su carrera, tras jugar sus 11 primeras temporadas con los Cardenales.

El equipo y Pujols no negociaron una renovación de contrato durante la temporada de Grandes Ligas, que culminó con un triunfo sobre los Rangers de Texas en la Serie Mundial.

La estatua fue pagada por un donante anónimo hace dos años. La escultura es obra de Harry Weber, y es similar a las que Weber hizo de varias leyendas de los Cardenales a las afueras del estadio Busch.

La estatua muestra a Pujols apuntando al cielo mientras cruza el plato, su gesto habitual tras batear un jonrón.

"Mucha gente se preguntará, '¿por qué no está bateando (la estatua)?''', dijo Pujols al público. "Eso es para recordarme que no se trata de mi, sino de Jesucristo que dio su vida para que podamos tener la vida eterna. Es muy fácil perder la perspectiva cuando tienes millones de personas diciéndote lo fabuloso que eres".

Los Cardenales ganaron el viernes su segundo título de Serie Mundial en la era de Pujols. El dominicano señaló que los días desde entonces han sido "probablemente la mejor semana de mi vida".

Pujols dijo que habló el miércoles con Tony La Russa, quien se retiró esta semana después de 16 campañas como manager de los Cardenales y 33 temporadas como dirigente en las mayores. Indicó que La Russa estaba "un poco triste".

"Quería saber si yo estaba bien, y yo le dije 'sí, estoy bien''', comentó Pujols. "Yo le pregunté '¿estás bien?'''.

Pujols reconoció que La Russa ha sido como un padre en su vida.

"Ha sido mi mentor por los 11 últimos años", confesó. "No voy a perder esa relación porque no esté aquí dirigiendo".