Pakistán anunció el miércoles que ha resuelto normalizar las relaciones comerciales con su vecino y rival, la India, una señal de mejores lazos entre dos naciones con armas nucleares cuyas tensiones han ensombrecido desde hace tiempo el sur de Asia.

Los dos países han librado tres guerras desde su creación en 1947.

El ministro de Información, Firdous Ashiq Awan, dijo que el gabinete aprobó otorgar a la India el estatus de "nación más favorecida".

La decisión, que se considera la medida un primer paso para normalizar las relaciones diplomáticas, permitiría a los paquistaníes exportar más productos a India en un momento en que la economía de Pakistán está en crisis.

Los dos países han librado tres guerras desde su creación en 1947.

La nación más favorecida significa que dos países se otorgan mutuamente todas las ventajas comerciales que brindan a cualquier otro país, tales como bajas tarifas de importación.

La mayoría de los pakistaníes saludaron la decisión, pero algunos expresaron preocupaciones porque su mercado se vea inundado por productos indios más baratos.

El Banco Mundial estima que el comercio anual entre India y Pakistán es de alrededor de 1.000 millones de dólares y pudiera crecer a 9.000 millones si se levantan las barreras. Gran parte del comercio actual es ilícito — productos que pasan por Dubai, donde son reempacados y contrabandeados a ambos países, lo que significa precios más altos para los consumidores y menos ingresos por impuestos.

Awan no dijo cuándo entrarían en vigor las nuevas reglas, pero que las fuerzas armadas — que dictan la política hacia India — estaban de acuerdo con la decisión.

No hubo declaración oficial de la India.

India dio a Pakistán el estatus de nación más favorecida en los noventa, pero Pakistán no reciprocó.

Grupos islamistas y nacionalistas con un profundo odio hacia India se quejaron de que "comerciar con el enemigo" era una concesión a Nueva Delhi.

Awan rechazó esas afirmaciones y apuntó que Pakistán tiene acuerdos similares con otros 100 países.