El promotor Bob Arum dijo el miércoles que no le preocupa que el preparador físico del púgil mexicano Juan Manuel Márquez haya sido vinculado con un escándalo de distribución de esteroides, a menos de dos semanas de su estelar combate con el filipino Manny Pacquiao.

El pasado lunes, el fundador de los laboratorios BALCO, Víctor Conte, dijo a través de su cuenta de Twitter que el preparador de Márquez, Angel Hernández, testificó que le dio esteroides a Marion Jones, entre otros atletas, en un acuerdo con la fiscalía para no ir a prisión.

"Creo que pueden contratar a quien quieran para ser su entrenador, eso lo decide cada peleador", dijo Arum el miércoles en una conferencia telefónica. "Lo que pasó con Conte o Hernández son noticias viejas; este tipo que está con Márquez sabe que puede lograr los mismos beneficios con métodos naturales y no arriesgarse".

Conte pasó tiempo en prisión en 2005 al declararse culpable de vender esteroides de diseñador.

"Yo sabía que era un buen preparador físico que había estado con atletas de elite, no sabía lo que dicen ahora, para nosotros es noticia", dijo Márquez sobre Hernández. "Para mí es una pena por todo el trabajo que hemos hecho, pero yo estoy listo para hacerme cualquier tipo de control antidopaje, ya sea olímpico o como quieran".

El director del laboratorio que tenía sede en California dijo también que el apellido real de Hernández es Heredia.

"La idea de que Conte o este tipo (Hernández) le estén dando esteroides a alguien no tiene sentido, porque ya pasaron por el sistema judicial y sería lo último que harían porque ya no hay que hacerlo", agregó Arum. "Despierten, ahora se usan cosas naturales muy avanzadas, el problema de los esteroides es cosa del pasado".

Pacquiao, quien en el pasado también ha sido acusado por consumo de esteroides, no quiso hablar del asunto. "No tengo comentarios sobre eso", dijo.

Pacquiao y Márquez tienen programada una pelea por el campeonato welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el 12 de noviembre en Las Vegas.

"No hay distracciones, estamos entrenando de la mejor manera, lo que dice el señor Conte nada tiene que ver con esto. Es algo que tienen que ver los abogados porque son acusaciones serias, yo sigo con mis entrenamientos y me mantengo concentrado", agregó Márquez.

Será la tercera edición en la rivalidad entre el filipino y el mexicano. La primera pelea terminó en empate en 2004 y luego Pacquiao se impuso por una decisión dividida en 2008.

"Esto es personal, quiero ganar esta pelea porque gané las dos primeras", dijo Márquez, quien es considerado el mejor púgil mexicano del momento y quien según muchos expertos debió llevarse la victoria en ambos combates.

Pacquiao ha entrenado intensamente porque ha dicho que esta vez no quiere dejar dudas. Se ha mostrado molesto porque Márquez y su campamento afirman haber ganado las dos peleas.

"Nunca he subestimado a Márquez, por eso he entrenado fuerte y me siento bien. Ahora es diferente porque en los últimos tres años he cambiado y mejorado", dijo Pacquiao. "Creo que mi mano derecha y mi poder han mejorado, así que será una pelea diferente".

Márquez dijo saber que Pacquiao llegará motivado, pero eso no lo intimida.

"Cada quien tiene su punto de vista, él está enojado por lo que dije, pero yo estoy enojado por lo que pasó, por esas decisiones, creo que yo gané. Entonces yo estoy igual de motivado", consideró.