Los líderes de Francia y Alemania, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel, indicaron hoy al primer ministro griego, Yorgos Papandreu, que no se desembolsarán los 8.000 millones de euros de ayuda pactada si no toma medidas para eliminar la incertidumbre.

En un encuentro celebrado en Cannes, donde mañana se inicia el G20, los mandatarios pidieron a Papandréu que el referéndum sobre el plan de rescate europeo se celebre con celeridad, lo antes posible, y se manejó la fecha del 5 de diciembre.