Las catástrofes naturales recurrentes, como las inundaciones originadas por las intensas lluvias que afectan a Centroamérica, aumentan la inseguridad alimentaria de las poblaciones rurales y urbanas en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, manifestó hoy el Programa de Alimentos (PMA).

El director de dicho Programa de la ONU para esa región, Gemmo Lodesani, recordó que esos países sufren adicionalmente el efecto del alza del precio de los alimentos.

El PMA informó que para paliar el impacto más inmediato de las inundaciones, causadas por un temporal que azotó esa región, facilitará asistencia alimentaria de emergencia a un total de 300.000 personas en los cuatro países.

Paralelamente, el PMA realizará una evaluación de las necesidades en términos de alimentos en colaboración con los gobiernos y otros organismos presentes para determinar la cantidad de personas que necesitan ayuda alimentaria y por cuanto tiempo.

Citado en un comunicado emitido en Ginebra, el director del PMA en Honduras, Miguel Barreto, señaló que en la fase inicial del temporal y las inundaciones su organismo distribuyó víveres a 34.000 familias y que ahora evalúa la magnitud de los daños para ayudar a la reconstrucción de las comunidades de ese país.

En El Salvador, la agencia humanitaria de la ONU dijo que proporcionó inicialmente alimentos a 50.000 personas.