El gobierno israelí tendría un apoyo importante por parte de sus ciudadanos en caso de que decidiera atacar el programa nuclear de Irán, de acuerdo con una encuesta publicada el jueves.

El sondeo se dio a conocer tras los reportes de que el primer ministro Benjamin Netanyahu está tratando de persuadir al gabinete de ministros para llevar a cabo el ataque después de que Israel trató sin éxito de probar un misil capaz de llevar una ojiva nuclear hasta Irán.

Según el sondeo del instituto Dialog, 41% de los encuestados dijeron que apoyarían un ataque israelí a las instalaciones nucleares iraníes, donde muchos israelíes creen que fueron construidos para producir bombas.

En contraste, 39% se opone a un ataque como ese, el cual estaría lleno de dificultades logísticas y el riesgos de una mortífera respuesta iraní y la agitación regional. Otro 20% de los encuestados está indeciso.

La encuesta, publicada en el diario Haaretz, incluyó a 495 personas y tiene un margen de error de 4,6 puntos porcentuales.

Aunque el sondeo parece reflejar una nación dividida, el hecho de que cuatro de cada 10 israelíes apoyan un ataque llama la atención, dadas las implicaciones para Israel. El miércoles, el jefe militar de Irán amenazó con duras represalias contra Israel en caso de un ataque a sus instalaciones nucleares.

Israel considera a Irán como su mayor amenaza por el programa nuclear de Teherán, los llamados del presidente iraní a destruir al estado judío y el apoyo de Irán a los grupos extremistas palestinos y libaneses.

Existe precedente de un ataque de ese tipo. En 1981 Israel bombardeó un reactor sin terminar en Irak y destruyó el programa nuclear del país. Los aviones israelíes también destruyeron un lugar en Siria en 2007 que la agencia nuclear de la ONU consideraba un reactor nuclear que estaba siendo construido en secreto.