El fiscal de la corte internacional para crímenes de guerra dijo el miércoles que su oficina examinará "imparcial e independientemente" las acusaciones de crímenes cometidos por fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y opositoras, así como de las tropas leales a Moamar Gadafi, durante sus combates de este año en Libia.

Junto con acusaciones de presuntos crímenes de las fuerzas de Gadafi, "existen acusaciones de crímenes cometidos por la OTAN" y fuerzas de la oposición, señaló el fiscal Luis Moreno Ocampo.

Las acusaciones de crímenes perpetrados por el Consejo Nacional de Transición incluyen la detención de civiles sospechosos de ser mercenarios y el asesinato de combatientes detenidos, agregó. Moreno no proporcionó detalles sobre posibles crímenes de fuerzas de la OTAN.

El fiscal de la Corte Penal Internacional dijo al Consejo de Seguridad de la Organizacipon de las Naciones Unidas que su oficina fue informada que los nuevos líderes de Libia analizarán las circunstancias alrededor de la muerte de Gadafi ocurrida el 20 de octubre, en momentos en que preparan una estrategia para abordar los crímenes cometidos durante el conflicto. Sigue habiendo interrogantes sobre la muerte de Gadafi, quien aún estaba vivo cuando las fuerzas de oposición lo tomaron bajo custodia.

El derrocamiento del régimen de Gadafi hubiera sido imposible sin la participación de la OTAN, la cual realizó una campaña militar aérea de siete meses en Libia con autorización del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esa campaña terminó el lunes, colocando a Libia en el sendero de una transición democrática menos de dos semanas después de la captura y muerte de Gadafi.

Moreno, un abogado argentino, señaló que su oficina está investigando numerosas acusaciones de violencia sexual por parte de las fuerzas de Gadafi entre evidencia que indica que se cometieron cientos de violaciones durante el conflicto.

"La fiscalía ha recolectado alguna evidencia que muestra que comandantes dieron órdenes para cometer violaciones en el área montañosa del oeste del país, y está identificando posibles testigos que indicaron que Moamar Gadafi, al-Senussi y otros funcionarios de alto rango estuvieron discutiendo sobre el uso de la violación para perseguir a aquellos considerados disidentes o rebeldes", agregó.