Un vistazo nuevo a restos fosilizados arrojaron una sorpresa: los primeros humanos modernos en Europa.

Con base en herramientas de piedra y otros artefactos, los científicos han sospechado desde hace mucho tiempo que las primeras poblaciones de Homo Sapiens, o humanos modernos, se establecieron en el continente entre 42.000 y 44.000 años atrás.

Pero no había fósiles humanos que dataran de aquellos tiempos. La evidencia colocaba al hombre moderno europeo no más allá de hace 40.000 años.

Dos estudios nuevos publicados el miércoles en internet por la revista Nature llenaron la brecha. Dos equipos de investigadores examinaron nuevamente los restos encontrados en excavaciones previas en Italia e Inglaterra y determinaron que databan de un período anterior.

Los estudios "empujan hacia atrás el tiempo en el que podemos decir absolutamente" que el hombre moderno ocupó Europa, dijo a la AP la antropóloga de la Universidad de Nueva York Shara Bailey, quien no participó en la investigación.

En ambos casos se utilizaron técnicas modernas de fechado para obtener períodos más precisos.

Un grupo encabezado por Stefano Benazzi, de la Universidad de Viena, estudió dos piezas dentales pequeñas encontradas en 1964 en una cueva antigua en el sur de Italia. Se pensó originalmente que los molares pertenecieron a un infante Neanderthal. Investigadores compararon los dientes con los de un hombre moderno y de un Neanderthal, y concluyeron que los dientes fueron clasificados erróneamente.

Para determinar la edad, los investigadores realizaron pruebas de datación por radiocarbono de ornamentos de cuentas de concha encontrados en el mismo sitio italiano debido a que los dientes eran demasiado pequeños para analizarlos directamente. Este método indicó que los dientes eran de entre 43.000 y 45.000 años atrás, convirtiéndolos en los restos de humano moderno europeo más antiguos que se conozcan.

Benazzi señaló que la edad nueva significa que los ornamentos y herramientas de hueso encontrados en el sitio y atribuidos a Neanderthales eran de humanos modernos.

Un equipo separado encabezado por Thomas Higham, de la Universidad de Oxford, reexaminó una pieza de mandíbula desenterrada de una cueva prehistórica en Inglaterra en 1927. Se pensó que la muestra tenía 35.000 años de antigüedad, pero una datación más refinada de estratos de sedimento y artefactos la colocó con antigüedad de entre 41.500 y 44.200, en el mismo rango de edad de los dientes.

Los estudios se complementan entre sí y "proporcionan fechas sólidas sobre fósiles fragmentados, pero bien identificados, que indican que los humanos modernos estuvieron presentes" en el sur y noroeste de Europa durante ese tiempo, señaló en un correo electrónico Eric Delson, un antropólogo del Colegio Lehman de la Ciudad Universitaria de Nueva York.

Este marco de tiempo más antiguo significa que los humanos modernos coexistieron en Europa durante varios miles de años con los Neanderthal, cazadores robustos que se extinguieron hace aproximadamente 30.000 años. Los estudios no hablan sobre si las dos especies socializaron, pero trabajos recientes sobre genoma encontraron hibridación entre Neanderthales y humanos modernos en el Medio Oriente.

___

En internet:

Revista: http://www.nature.com/nature