El Gobierno estadounidense consideró hoy que el acuerdo entre los principales partidos nepalíes para integrar a 6.500 excombatientes de la guerrilla maoísta del país en el Ejército nacional abre el camino para un Nepal más democrático.

"Aplaudimos a todas las partes por su liderazgo y diplomacia a la hora de forjar este consenso, que consideramos un paso crucial para asegurar un futuro democrático, estable y próspero para Nepal", indicó la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en un comunicado.

Las cuatro grandes formaciones políticas de Nepal anunciaron hoy el acuerdo, que permite superar uno de los principales obstáculos en la normalización democrática del país tras la instauración de la república en 2008.

Según Naciones Unidas, 19.602 excombatientes maoístas debían haber sido reinsertados tras la guerra civil de diez años que acabó con la caída de la monarquía en 2006, aunque algunas estimaciones rebajan mucho ese número.

Además del acuerdo para integrar a parte de ellos en el Ejército y actualizar la cifra total de excombatientes, Nuland celebró hoy que los partidos fijaran el 30 de noviembre como fecha límite para terminar un proyecto de constitución para el país.

Nepal, que vivió un cambio de Gobierno el pasado agosto, se encuentra sumido en una profunda crisis desde la instauración de la república hace tres años, período en el que los partidos políticos han sido incapaces de dotar al país de una nueva constitución.

"Urgimos a todos los implicados a respetar la implementación de estos acuerdos", subrayó Nuland.

El documento firmado hoy, de siete puntos, establece que los exguerrilleros que se integren en el Ejército no tendrán un "papel de combate", sino que efectuarán tareas de construcción, desarrollo, asistencia en caso de desastres y seguridad industrial.