Treinta y dos comunidades indígenas demandaron al estado guatemalteco ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por no brindar resarcimiento a los sobrevivientes o parientes de víctimas del conflicto armado que se abatió en ese país durante 36 años.

"En el pasado fuimos víctimas del ejército de Guatemala, posteriormente fuimos desplazados, obligándonos a abandonar nuestras pertenencias y el territorio que ancestralmente nuestras familias habían ocupado. Luego nos obligaron a reasentarnos y vivir en condiciones contrarias a nuestra cultura y costumbres, soportando vejámenes, insultos, castigos y amenazas durante el tiempo que nuestro territorio estuvo militarizado", señaló el texto de la demanda presentado el 24 de octubre.

René González, coordinador del área social del Centro de Análisis Forense y Ciencias Aplicadas (Cafca), que brinda apoyo a las víctimas, confirmó que el documento fue radicado ante la CIDH durante el último periodo de sesiones que tuvo en Washington.

Varias comunidades plantearon que el 7 de diciembre del 2008 un pedido al entonces secretario de la Paz, Orlando Blanco, al presidente de la Programa Nacional de Resarcimiento (PNR), César Dávila, y al coordinador de la Unidad de Aplicación de Medidas del PNR, Carlos Fernández, en un acto público en el Palacio Nacional de la Cultura, para lograr un resarcimiento integral; peticiones que nunca fueron atendidas.

Las solicitudes de ayuda siguieron llegando el 2009, 2010 y 2011 y tras la falta de respuestas, las comunidades decidieron demandar, explicó González.

Los demandantes quieren que se realicen exhumaciones de fosas clandestinas para poder enterrar los restos de familiares en cementerios y con ello cerrar el duelo por las pérdidas.

Las comunidades pidieron a la CIDH una "visita in loco" para verificar la denuncia presentada.

Las denuncias presentadas fueron elaboradas por los representantes legales de cada uno de los comités de víctimas de cada comunidad, además solicitaron que sus identidades queden bajo el anonimato por temor a represalias por parte del estado.

Según González, hay otras 32 denuncias similares que podrían presentarse este mes ante la CIDH.

La Comisión Presidencial de Derechos Humanos (Copredeh), en la misma audiencia donde se presentó la demanda, defendió al estado de Guatemala aduciendo que de 52.333 expedientes de víctimas del conflicto se han resarcido 15.136.

Copredeh también argumentó que cientos de exhumaciones se han realizado en el país y el estado ha pedido perdón a sobrevivientes y víctimas del conflicto en una carta firmada por el presidente Alvaro Colom.

Además, el gobierno ha otorgado resarcimiento monetario a 133 víctimas jóvenes y adultos víctima de violaciones contra la niñez en el marco de la guerra, en casos en los cuales también ha contribuido a reencontrarlos con familiares.

Ahora el Estado de Guatemala tiene 30 días para fijar su postura frente a la demanda y luego entrará a consideración de la CIDH.

Guatemala sufrió un conflicto bélico entre guerrilleros izquierdistas y el ejército que terminó en 1996 después de dejar más de 200.000 muertos y desaparecidos, según un informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico auspiciada por Naciones Unidas.