La Fiscalía informó el miércoles que citó a un interrogatorio a Edmundo Del Castillo, ex secretario jurídico de la Presidencia en el anterior gobierno de Alvaro Uribe, por denuncias de que habría recibido dineros de los Nule, un cuestionado grupo empresarial cuyos jefes están en prisión.

La citación fue hecha por un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia y aún no hay una fecha definida para ese interrogatorio, dijo la Fiscalía en un nota de prensa.

El ente investigador no reveló detalles del caso, pero desde inicios de año versiones de la prensa local han indicado que Del Castillo habría recibido en 2008 unos 100 millones de pesos (unos 52.600 dólares) del grupo de los Nule, aunque hasta ahora no se ha indicado a cambio de qué.

Esos reportes desembocaron en averiguaciones disciplinarias por parte de la Procuraduría General.

Además, Del Castillo habría intervenido, según denuncias en la prensa, ante el estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para que una empresa obtuviera un contrato de interventoría o auditoría a la producción de una mezcla en forma de harina y adicionada con leche en polvo descremada para niños y que esa institución distribuye en todo el país.

Del Castillo, quien fue secretario jurídico de la Presidencia entre 2007-2010, ha negado cualquier ilegalidad, aunque ha admitido que conoció a las ahora ex esposas de los Nule, cuyo tres principales directivos — los hermanos Manuel Nule Velilla y Miguel Nule Velilla, junto a su primo Guido Nule Marino — están detenidos desde abril en una prisión del sur de la capital mientras se les enjuicia por corrupción en contratos y ejecución de millonarias obras de infraestructura en Bogotá.

El ex secretario ya tiene casos pendientes en la Fiscalía por su presunta participación en una red de espionaje a magistrados, periodistas y activistas de derechos humanos desde la policía secreta.

Del Castillo era parte de los más cercanos colaboradores del ex presidente Uribe (2002-2010) y de los cuales ya dos están en prisión mientras se les procesa por distintos casos, desde presuntas ilegalidades en la distribución de subsidios agrícolas hasta el escándalo del espionaje.

En contra de Uribe aún no hay una averiguación formal abierta.