El comisionado del Gobierno alemán para los Derechos Humanos, Markus Löning, se ha mostrado sumamente preocupado por el trato de las autoridades chinas al artista disidente Ai Weiwei, de quien exigen el pago de unos 1,7 millones de euros de supuestos impuestos evadidos.

"La actuación contra Ai Weiwei despierta de nuevo la impresión de que se actúa de manera arbitraria contra ciudadanos políticamente críticos", declaró hoy en Berlín Löning.

Tras comentar que China misma asegura ser ambiciosa en el desarrollo de su estado de derecho, el comisionado del Gobierno alemán para los Derechos Humanos reclamó que "también debe demostrarlo en la práctica".

"Exijo de las autoridades chinas que se preocupen de que pueda expresarse y moverse en libertad", dijo Löning, quien subrayó que Ai Weiwei es apreciado a nivel mundial tanto por su arte como por sus palabras.

Tras ser liberado hace cuatro meses de prisión, Ai Weiwei se encuentra sometido a arresto domiciliario y tiene prohibido abandonar el país para cumplir con sus compromisos internacionales. EFE