Un tren de carga embistió el miércoles a un autobús que transportaba a niñas de entre 10 y 11 años en un accidente que dejó ocho muertos y al menos 35 heridos en el oeste de Argentina.

Por motivos que son objeto de investigación, el autobús lleno de escolares y monjas de una escuela religiosa cruzó las vías ferroviarias por un paso habilitado, sin advertir que venía una formación de 44 vagones de carga.

La tragedia se produjo en las cercanías de la localidad de Zanjitas, a unos 800 kilómetros al oeste de la capital argentina, en la provincia de San Luis.

Seis menores y un mayor fallecieron en el acto, mientras otra niña murió en el complejo sanitario de San Luis, confirmó el gobernador de la provincia Alberto Rodríguez Saa.

En tanto que unos 35 heridos se encuentran internados en tres centros de salud de la capital provincial. Entre ellos, una niña sufrió la amputación de un miembro superior, informó el director del complejo médico, Roberto Schwart.

Rodríguez Saa enfatizó que se trató de la peor tragedia en la historia del distrito y que "es el momento más doloroso y tremendo que podemos pasar".

Las niñas eran alumnas del Instituto Santa María y viajaban a un paraje del sur de la provincia para realizar una "actividad religiosa" de ayuda social.

Por orden de la presidente Cristina Fernández, los ministros de Salud y de Transporte de la nación se trasladaron a San Luis para colaborar con las autoridades locales.

"La respuesta sanitaria fue en tiempo y forma... Esta no es una situación común, ni fácil", destacó el ministro de salud, Juan Manzur. También confirmó que médicos pediatras y de otras disciplinas viajaban desde Buenos Aires a San Luis para atender a los sobrevivientes.

"Vamos a dedicar todo lo que esté a nuestro alcance para que los heridos tengan una pronta recuperación", reveló

El chofer del colectivo, internado con diversos traumatismos, y el conductor del tren se encuentran bajo custodia policial, con el fin de determinar su responsabilidad en el hecho.

Las autoridades evitaron profundizar sobre las causas del accidente.

"Estamos trabajando en los peritajes para dilucidar los niveles de responsabilidad... el hecho fue muy grave", consideró el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Este es el segundo accidente que involucra a un tren y a un vehículo de transporte de pasajeros en Argentina desde septiembre, cuando nueve personas murieron y más de 200 resultaron heridas al intentar un autobús esquivar la barrera que le impedía el paso sobre una vía del ferrocarril en Buenos Aires y ser arrollado por un tren.

El sistema ferroviario de pasajeros circula a nivel de las calles en muchas zonas de Buenos Aires y en otras ciudades y es frecuente ver a los conductores haciendo caso omiso a las luces, campanas y barreras que señalan la proximidad de un tren.

En 2008 un autobús fue embestido por una formación en la localidad bonaerense de Dolores, con un saldo de 17 muertos.

__

En esta nota contribuyó la corresponsal de Buenos Aires Débora Rey