El choque de un tren de carga con un autobús en el que viajaban 40 niños causó hoy al menos siete muertos, seis de ellos menores, y decenas de heridos en la provincia de San Luis, en el centro de Argentina, informaron fuentes oficiales.

El accidente ocurrió en un cruce ferroviario sin barreras sobre una carretera en los alrededores del pequeño poblado de Zanjitas cuando el autobús trasladaba a los niños y a religiosos a un retiro espiritual en la vecina provincia de Mendoza (oeste), fronteriza con Chile.

La formación ferroviaria arrastró al autobús a lo largo de unos doscientos metros y las víctimas del accidente fueron trasladadas a hospitales de San Luis, capital de la provincia homónima, indicó el alcalde de Zanjitas, Jorge Antunez, a radios de Buenos Aires.

Antunez dijo que el número de víctimas podría aumentar y que de momento no se les ha identificado.

Según fuentes médicas, las víctimas mortales son seis niñas de entre 10 y 12 años y la vicedirectora del colegio que acompañaba al grupo, mientras al menos diez personas presentan heridas de gravedad.

El Gobierno provincial ha admitido que es el mayor siniestro que ha sufrido la zona y ha decretado dos días de duelo, mientras que las autoridades tratan de establecer las causas del accidente, que se ha producido en un área plana, con amplia visibilidad.

El accidente sucede a otro similar ocurrido a mediados de septiembre pasado en Buenos Aires, cuando once personas murieron luego de que un tren suburbano embistiera a un autobús que había cruzado las vías con las barreras bajas.