Los precios de las acciones cayeron en picada el martes en la Bolsa de Valores de Nueva York luego que el gobierno griego convocó a un referéndum sobre el nuevo plan de rescate de deuda.

El índice Dow Jones bajó 297,05 unidades, cuando el día anterior había perdido 276 puntos. Las acciones bancarias, inclusive las de Citigroup y JP Morgan Chase, fueron las que peor suerte corrieron.

Las ventas masivas afectaron a los mercados europeos. El índice de referencia en Italia perdió 6,8%, el francés perdió 5,4% y el alemán perdió 5%.

El valor del dólar creció y los precios de los bonos subieron marcadamente. Según analistas, el movimiento de los bonos reflejaba el temor de que la perturbación en Grecia rasgaría el tejido del sistema financiero de Europa y crearía una crisis que envolvería a toda la Unión Europea, que junta forma a la mayor economía del mundo.

"El referéndum en Grecia amenaza los vínculos que unen a los países europeos, desde los tratados de libre comercio hasta la moneda común", expresó Guy LeBas, estratega de Janney Montgomery Scott.

El lunes, el primer ministro griego sorpresivamente anunció que el plan de ayuda, muy impopular, sería sometido a consulta popular, en lo que sería el primer referendo en Grecia desde 1974.

El plan estipula que los bancos que poseen bonos griegos deberán aceptar pérdidas de 50% para mantener a flote a la economía griega. Además fortalece el fondo de rescate europeo y requiere a los bancos del continente resguardar sus reservas.

Sin embargo, los acreedores han exigido que a cambio Grecia imponga severos aumentos de impuestos y recortes en programas sociales, lo que ha suscitado protestas en Grecia, a veces violentas.

Si el plan de rescate es rechazado en el referendo y Grecia se declara incapaz de pagar sus deudas, las repercusiones serían graves y de alcance internacional. Europa caería en una recesión, afectando las importaciones desde Estados Unidos, y los bancos podrían ser más renuentes a otorgar crédito.

En Estados Unidos, los mercados bajaron el lunes antes del sorpresivo anuncio griego. MF Global Holdings, la empresa financiera gerenciada por el ex gobernador de Nueva Jersey Jon Corzine, fue llevada a la quiebra en parte porque sostenía deuda europea.

La ola de ventas se aceleró tras el anuncio griego y la bolsa de Nueva York arrancó el martes con una pérdida de casi 300 puntos.

El índice Dow Jones cerró el martes en 11.657,96 puntos con una caída de 2,5% que fue su más pronunciada por unidades en un día desde el 22 de septiembre.

El Standard & Poor's 500 perdió 35,02 unidades (2,8 para quedar en 1.218,28 y el tecnológico Nasdaq retrocedió 77,45 unidades (2,9%) para quedar en 2.606,96.

Cinco acciones bajaron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue de 5.600 millones de títulos.

Las empresas financieras del S&P 500 retrocedieron 4,7%, la peor pérdida entre los 10 consorcios que integran ese índice. Bank of America Corp se hundió 6,3%, JP Morgan Chase & Co. cayó 5,9% y Citigroup se desplomó 7,7%.

Algunas de las ventas se debían a que los inversionistas deseaban proteger sus ganancias tras un alza casi ininterrumpida en octubre. Para el Dow ese fue el mejor mes en nueve años y para el Standard & Poor's 500 fue el mejor en 20 años.

En el mercado de bonos, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó de 2,16% a 1,98%. El dólar subió a 1,36 por euro.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 30 años bajaba de 3,38% a 2,96%.

"Esa es la mayor variación que he visto en mi carrera", expresó LeBas. "Es grotesco".

El rendimiento de la deuda italiana subió a su mayor nivel del año, otro indicio del temor de que la crisis en Grecia se contagiará a otros países del continente. El rendimiento de los bonos italianos de un año aumentó 48%, a 5,17%.

El petróleo también sintió los efectos de la crisis griega. El crudo de referencia disminuyó un dólar a 92,19 dólares el barril en Nueva York, mientras el Brent cedió dos centavos y terminó en 109,54 dólares en Londres.

En otras bolsas europeas, el índice FTSE 100 de Gran Bretaña bajó 2,2% a 5.421,57 puntos, en tanto el alemán DAX descendió 5% a 5.834,51. El CAC-40 de Francia perdió 5,4% y finalizó en 3.068,33. Como era de esperarse, el mercado de Atenas tuvo una dura caída de 6,9%.