El gerente general de los Tigres de Detroit Dave Dombrowski indicó el martes que es poco probable que los venezolanos Magglio Ordóñez y Carlos Guillén seguirán en el equipo la próxima temporada.

"Durante el último mes le dijimos a Magglio y Carlos que estamos dudando en tenerlos de vuelta", dijo Dombrowski al hablar sobre los planes del equipo durante el receso de temporada.

Los Tigres quieren adquirir un intermedista o un antesalista. El plan apunta a buscar un jugador veterano, pero posiblemente terminen con Brandon Inge y Don Kelly en tercera.

Otra necesidad para el roster es un catcher que batee a la derecha con el fin de que Alex Avila tenga más descanso y que el bateador designado venezolano Víctor Martínez se convierta en una tercera opción detrás del plato.

Los Tigres quieren mantener al infielder dominicano Ramón Santiago, pero éste podría conseguir un mejor salario en otro equipo como titular fijo.

Dombrowski también duda de que podrá retener al abridor Brad Penny y podría renovarle el contrato al tercera base dominicano Wilson Betemit. Además, el relevista Joel Zumaya tendría que aceptar ser invitado a la pretemporada sin puesto fijo en el roster.

Detroit contempla mantener a Delmon Young en el jardín izquierdo, pero no le ofrecerá un contrato a largo plazo a un jugador que puede ir al arbitraje salarial. La idea es aprovechar que estará motivado al estar a un año de poder declararse agente libre.

Tras ganar el título de la Central de la Liga Americana, el primero de división desde 1987, Dombrowski considera que el equipo pueda en 2012 ganar su primer campeonato de la Serie Mundial tras tres décadas.

"Creemos que tenemos la posibilidad de ganar, si nos reforzamos bien", dijo Dombrowski.

El interés del equipo es conseguir un zurdo veterano para ser el quinto en una rotación de abridores que lidera Justin Verlander.

Dombrowski también se refirió a la campaña del astro venezolano Miguel Cabrera, quien se recuperó tras comenzar la pretemporada con el escándalo al ser arrestado por conducir en estado de ebriedad y no obedecer las órdenes de un policía.

"Tengo que darle mucho crédito por todo el esfuerzo que hizo fuera del terreno. Cumplió con todo lo que se le ha requerido y está comprometido en que su rehabilitación salga adelante", dijo Dombrowski.