Una serie de marchas de protesta convocadas para el miércoles en Oakland se proponía manifestar su solidaridad con el movimiento Ocupen Wall Street.

Los manifestantes, en colaboración con algunos sindicatos, se aprestaban a hacer piquetes frente a bancos, tomar posesión de hogares en juicio hipotecario y edificios vacantes, y perturbar las operaciones en el quinto puerto más activo de la nación.

Los participantes de Ocupen Oakland, funcionarios electos y dirigentes empresariales manifestaron optimismo de que la anticipada "huelga general" tendrá un desempeño pacífico para una ciudad que la semana pasada se convirtió en insignia del movimiento después que la policía usó gases lacrimógenos para despejar un campamento improvisado frente a la alcaldía y después chocó con los manifestantes. Un veterano de la guerra en Irak resultó herido.

"Esperamos que las marchas y demostraciones sean pacíficas, y el papel del departamento de policía y la municipalidad es facilitar ese proceso", dijo la portavoz de la ciudad, Karen Boyd. "Lo hemos hecho muchas veces en el pasado. Hemos visto muchas, muchas instancias de protestas pacíficas, de expresiones pacíficas".

Además de protestar contra las instituciones financieras a las que muchos en el movimiento Ocupen Wall Street culpan por el elevado desempleo y la crisis de las ejecuciones hipotecarias, los partidarios del movimiento en Oakland están expandiendo su mensaje para concentrarse en el cierre de escuelas, la disminución de los beneficios sindicales y los cortes en los servicios sociales.

Los sindicatos de enfermeros, maestros y estibadores participan en las protestas, y Oakland permite que los trabajadores municipales utilicen días de vacaciones u otros días libres pagos para participar en la huelga general.

Manifestantes en Los Angeles, Nueva York, Chicago y Filadelfia dijeron que planeaban acciones de solidaridad el miércoles.