La derrota en la Serie Mundial forma parte del pasado para los directivos de los Vigilantes de Texas que comenzaron a trabajar para la formación de la plantilla de cara a la próxima temporada y la primera decisión fue quedarse con el abridor Colby Lewis.

Los Vigilantes ejercieron la opción para el 2012 en el contrato del derecho Lewis, que recibirá un salario de 3,25 millones de dólares la temporada próxima, su tercera con el equipo tras haber estado antes en el béisbol de Japón.

La transacción se realizó tres días después que los Vigilantes perdieron por 4-3 al mejor de siete la Serie Mundial ante los Cardenales de San Luis, segunda vez consecutiva que les sucedió después que en el 2010 cayeron derrotados ante los Gigantes de San Francisco (4-1).

Lewis, de 32 años, tuvo marca de 14-10 y 4,40 de efectividad en 32 apariciones en la temporada regular.

Durante la competición de la fase final, este año tuvo marca de 1-1 con 3,04 después que en la pasada logró marca perfecta de 3-0 y 1,71 de promedio de carreras limpias permitidas.