Los dos principales candidatos que se disputarán la Presidencia dominicana en las elecciones de mayo de 2012 se comprometieron hoy a diseñar una serie de programas que impulsen el desarrollo social y económico nacional además de acabar con lastres como la pobreza, la corrupción y la inseguridad.

El expresidente del país Hipólito Mejía (2000-2004), del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD); y Danilo Medina, del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), comparecieron como oradores en un almuerzo por el aniversario de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD).

Mejía, quien terminó su mandato en medio de una severa crisis económica tras la quiebra de tres bancos, criticó la política económica del Gobierno del presidente Leonel Fernández, líder del PLD, y aseguró que "todos los indicadores" se han deteriorado.

El aspirante a la Presidencia señaló que si bien la economía del país ha mejorado, "la de nuestros conciudadanos más pobres ha empeorado" y que esta actividad "tampoco ha respondido a las expectativas de los sectores productivos y de servicios".

En ese sentido, se comprometió a tomar las medidas para revertir dicha situación y crear un modelo centrado en la agricultura, la industria, la agroindustria, la construcción, la minería, el turismo y las zonas francas.

Asimismo, se comprometió a mantener el acuerdo de contingencia firmado en 2009 entre su país y el Fondo Monetario Internacional (FMI), enviando con ello, según dijo, "una clara señal de nuestro compromiso con el crecimiento y la estabilidad".

También se mostró partidario de ampliar las relaciones comerciales con los países emergentes de Asia y América Latina que, según subrayo, "crecen con más dinamismo que Estados Unidos y Europa, y eso abre grandes oportunidades de negocio para nuestro país".

En este punto, Mejía favoreció el establecimiento de relaciones diplomáticas y económicas con China, así como la firma de un acuerdo de intercambio comercial con el vecino Haití.

Sobre el tema haitiano también se pronunció el candidato oficialista Danilo Medina, quien señaló que, en un eventual Gobierno suyo, "el intercambio comercial merecerá una alta prioridad".

Sin embargo, reconoció, que "estas relaciones (con Haití) son complejas, pues se trata de la nación con la que compartimos frontera y desde la que se origina un flujo masivo de emigrantes ilegales hacia el país".

Por otra parte, Medina, quien ya se enfrentó a Mejía en las elecciones de 2000, se comprometió a poner en marcha "un cambio profundo en nuestra sociedad" y a romper las barreras de la exclusión y la desigualdad y crear nuevas fuentes de empleos.

Hasta mediado de año la mayoría de las encuestas daban al expresidente Mejía claro favorito para ganar las elecciones del próximo año, sin embargo, algunos sondeos publicados recientemente reflejan un empate entre ambos e, incluso, otros dan una ligera ventaja al candidato oficial.