La producción industrial brasileña se frenó en seco en septiembre con una caída del 2,0 % con respecto a agosto y del 1,6 % en comparación con el mismo mes del año pasado, informó hoy una fuente oficial.

Esta contracción, la más aguda desde el pasado abril, moderó el dato acumulado en lo que va de año hasta el 1,1 %, según los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

El sector de manufacturas de consumo duraderas fue el peor parado con una fuerte reducción de la producción del 9,0 % en relación a agosto, mientras que la actividad del área de bienes de equipo descendió un 5,5 %.

Por subsectores, los peores resultados fueron los de la industria tabaquera (-30,6 %) y el de la automotriz (-13,6 %), que supone uno de los ejes de la economía brasileña.

El IBGE constató que la pérdida de dinamismo de la industria brasileña fue generalizada y afectó a la mayoría de los ramos del sector.

La desaceleración de la industria va en línea con las previsiones oficiales, que contemplan un enfriamiento del conjunto de la economía en los últimos meses del año.

La economía brasileña creció un 3,6 % en el primer semestre del año y el Banco Central cree que el Producto Interior Bruto (PIB) pueda terminar 2011 con una expansión cercana al 3,5 %.