Fue un Halloween peludo para Heidi Klum y su esposo Seal, quienes se disfrazaron de simios para la fiesta anual de la supermodelo, en el hotel Dream de Nueva York.

Cubierta de pies a cabeza en pelaje, Klum dijo que era el "eslabón entre el hombre y el mono". Y aunque le tomó unas seis horas alistarse, señaló que estaba relativamente cómoda con el maquillaje y protética: al menos no tuvo que usar tacones.

La lista de invitados incluyó a celebridades como Fergie, disfrazada de una pequeña reina de belleza,y Vinny Guadagnino de "Jersey Shore", como el personaje principal de "Zoolander".

Las celebraciones de la modelo y anfitriona de "Project Runway" arrancaron el sábado en Las Vegas, donde Klum llegó en una camilla y entonces reveló su disfraz de cadáver: una malla pintada como un cuerpo humano sin piel.