Iberoamérica será fundamental en las relaciones exteriores de un posible Gobierno del Partido Popular, según el programa electoral difundido hoy por esta formación actualmente en la oposición en España, pero que parte como favorita ante los comicios generales del próximo 20 de noviembre.

"Nuestra vocación americana es un activo para nuestra posición en Europa y en nuestra relación con Estados Unidos", señala el programa electoral del PP colgado hoy en su página web.

Con ese objetivo, añade el documento, se asentará la negociación de acuerdos culturales, económicos y científicos en el seno de las Cumbres Iberoamericanas.

"América Latina está viviendo una profunda transformación con nuevas oportunidades para fortalecer la relación en los terrenos político y económico", destaca el programa del partido dirigido por Mariano Rajoy, que se perfila como posible nuevo presidente del Gobierno si el PP gana los comicios, tal y como apuntan todas las encuestas.

En su política exterior, el PP también destaca su "atlantismo", que define como "una comunidad fundamental de valores y prosperidad compartida, imprescindible para que Europa pueda tener un papel relevante en el mundo".

En el programa figuran iniciativas exteriores más precisas, como la intención de que España forme parte del Consejo de Seguridad de la ONU para los años 2015-2016.

Además, continúa el documento, se impulsará la diplomacia económica para favorecer la internacionalización de las empresas y su competitividad en los mercados, y el establecimiento de un debate anual en el Parlamento sobre la estrategia exterior española.

Hay otro estilo de diplomacia que los populares procurarán consolidar, la que definen como "diplomacia pública", cuyo fin describen así: "para que todos los actores públicos y privados puedan participar de la acción exterior del Estado".

Asimismo, el PP revitalizará el consejo de política exterior y creará el consejo español de seguridad.

El PP apuesta igualmente por la democratización del norte de África desde los valores de una experiencia propia, la de la Transición política vivida en España al morir el dictador Francisco Franco en 1975, que este partido desea exportar a los países de la región.

Asimismo, se dará más dinamismo a las relaciones comerciales con China, otro objetivo clave para la política exterior de Rajoy dada la dimensión económica que ha adquirido el gigante asiático.

Los españoles que residan fuera serán objeto de atención preferente, y en esta línea un eventual Gobierno del PP fomentará el voto en urna en consulados y en embajadas y agilizará, en colaboración con las comunidades autónomas, los trámites de retorno de los emigrantes.

Además, creará un certificado de emigrante retornado para favorecer su integración y fijará criterios únicos en el uso de la tarjeta sanitaria.