Miles de manifestantes se congregaban el martes en la ribera francesa a fin de instar a los líderes del G-20, representantes de las principales economías, a que distribuyan la riqueza mundial en vez de salvar a los bancos y favorecer a los mercados financieros.

Docenas de grupos de activistas con una amplia gama de objetivos desde eliminar a los paraísos fiscales hasta incrementar los fondos para el desarrollo están organizando protestas esta semana. Se ha previsto realizar una gran marcha para el martes en Niza bajo el lema "Primero la gente, no las finanzas".

Las protestas se programan siguiendo el programa de actividades de la cumbre que realizan los líderes del G-20 en la vecina Cannes entre el jueves y el viernes.

Más de 12.000 policías y otras fuerzas de seguridad fueron emplazadas para mantener el orden.

Se prevé que la cumbre del G-20 se concentrará en los esfuerzos que realiza Europa para superar su crisis de la deuda, que amenaza a la recuperación mundial y ha sacudido a los mercados financieros.