La FIFA anunció el martes que vendió los derechos de comercialización de los boletos corporativos para los mundiales de 2018 y 2022 por 300 millones de dólares a su actual socio MATCH Hospitality.

La FIFA dijo que recibirá además una porción de las ganancias de MATCH en las ventas de boletos de alto precio para los torneos del 2018 en Rusia y el 2022 en Qatar. El acuerdo cubre además la Copa de Confereraciones y la Copa del Mundo para mujeres entre el 2017 y el 2023.

El acuerdo fue anunciado días después de que la FIFA revelase que había vendido derechos televisivos y radiales por 1.850 millones de dólares para los torneos de 2018 y 2022 en Estados Unidos, Australia, Canadá y el Caribe. Previamente había conseguido 1.700 millones de dólares en esos derechos para el Oriente Medio y partes de Asia y Latinoamérica.

Aemás, la FIFA extendió la semana pasada su contrato de patrocinio con Anheuser-Busch InBev para la marca de cerveza Budweiser hasta el 2022. El valor de ese acuerdo no fue revelado.

MATCH pagó 240 millones de dólares por derechos de hospitalidad para los mundiales de 2010 en Sudáfrica y 2014 en Brasil.

La compañía admitió fuertes pérdidas de Sudáfrica, estimadas en casi 50 millones de dólares, según informes de prensa, pero predijo que conseguiría ganancias en Brasil.

"MATCH Hospitality ejecutó un exitoso programa de hospitalidad en el 2010, pese a la difícil situación económica en la industria en ese momento", dijo el director de comercialización de la FIFA Thierry Weil en una declaración. "La FIFA ha renovado y extendido contrato con una compañía que tiene el equipo más experimentado en la industria de hospitalidad".

La compañía licencia ventas a agentes con derechos exclusivos en mercados nacionales.

MATCH Hospitality es propiedad mayoritaria de los hermanos mexicanos Jaime y Enrique Byrom, con sede en Inglaterra, y que han vendido boletos de Copa Mundial para la FIFA desde los ochenta.

Entre los accionistas están la agencia de publicidad japonesa Dentsu y la agencia de comercialización suiza Infront Sports and Media, cuyo presidente Philippe Blatter es sobrino del presidente de la FIFA Joseph Blatter.

La FIFA dijo la semana pasada que escogió a Infront luego de un proceso de ofertas para manejar las ventas de derechos televisivos y radiales en 26 territorios en Asia, incluyendo China, India e Indonesia.