El Partido Liberal alemán (FDP), el socio menor de la coalición de Gobierno de Angela Merkel, teme que un referéndum en Grecia sobre las medidas de ajuste asociadas al plan de rescate del euro puedan conducir al país a la bancarrota, en caso de que se imponga el "no".

El jefe del grupo parlamentario del FDP, Rainer Brüderle, advirtió en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk del peligro que supondría un rechazo popular al plan de recortes.

"En ese caso tendríamos una situación de bancarrota estatal, los otros países tendrían que protegerse y Grecia tendría que ver como salir sola de la miseria", dijo.

Brüderle calificó además de "curioso" el proceder de Papandréu y dijo que "si un país dice que quiere el dinero de los socios de la UE pero no está dispuesto a tomar medidas de ajuste entonces no hay base alguna para seguir con la ayuda".

Por su parte, el jefe del grupo socialdemócrata en el parlamento alemán, Frank-Walter Steinmeier, tachó de "arriesgado, aunque valiente" el plan del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de convocar un referendo sobre el plan de ajuste ligado a los rescates.

Steinmeier afirmó que Papandréu ha logrado con sus primeros programas de reformas económicas poner en buen camino a su país y añadió que espera que el pueblo griego respalde el resto de medidas que debe implementar para recibir la ayuda financiera comunitaria.

Asimismo, el jefe del grupo parlamentario socialdemócrata apeló al gobierno de la canciller, Angela Merkel, a que ejerza influencia sobre la oposición conservadora griega.

Por el momento, el Gobierno alemán no se ha posicionado oficialmente sobre la propuesta de Papandréu de realizar una consulta popular y tan sólo un portavoz se ha limitado a señalar que se trata de un asunto interno griego del que Berlín no tiene conocimiento oficial y que, por lo tanto, no se puede comentar. EFE