La economía de China ha comenzado a perder fuerza, y la incógnita reside en si esta potencia económica sufrirá una desaceleración gradual o tan súbita que afecte la recuperación en el mundo.

La desaceleración china está siendo activada por sus gobernantes con el fin de controlar la inflación pero sin perjudicar la expansión laboral. Es una tarea delicada.

"Nadie puede afirmar con seguridad si tendrán éxito", opinó el profesor de economía Barry Eichengreen, de la Universidad de California, en Berkeley.

El explosivo crecimiento de China sigue siendo la envidia de las naciones desarrolladas como Estados Unidos. Creció con más celeridad que cualquier otra economía en el segundo trimestre, según el último sondeo del Seguidor Económico Global de The Associated Press. Solamente Argentina, cuya economía es mucho menor, igualó el índice de crecimiento anual de China del 9,5%.

En contraste, la economía de Estados Unidos apenas creció un 1,3% en el segundo trimestre, antes de hacerlo un 2,5% en el tercero.

El Seguidor Económico Global de AP examina la información económica y financiera en 30 países que aportan más del 80% de la producción global.

Los economistas temen que la economía china podría sufrir un "duro aterrizaje", afectando las economías de Estados Unidos, Europa y países más modestos que necesitan las compras chinas de su carbón, cobre y otras materias primas.

El martes, un grupo gubernamental chino dijo que el sector fabril creció en octubre al menor ritmo en casi tres años, en parte debido a la contracción del sector exportador, y pronosticó que la economía perderá aún más fuerza el resto del año.

El peligro de una desaceleración en el crecimiento económico de China ocurre cuando Estados Unidos no se ha repuesto por completo de la recesión del 2007-2009. Y el acuerdo logrado la semana pasada para frenar la crisis de la deuda soberana europea quizá no impida que el Viejo Continente caiga nuevamente en una recesión que afectaría a Estados Unidos y otros países.

Sondeados este año por la Sociedad de Actuarios, los gerentes de valoración de riesgos corporativos de Estados Unidos, Canadá y otros lugares dijeron que una desaceleración en China es el mayor riesgo para sus negocios.

Una súbita desaceleración no solamente afectaría a los exportadores estadounidenses y europeos. Podría incluso desestabilizar a la sociedad china, aumentando las tensiones comerciales globales.

___

El corresponsal de AP Joe McDonald en Beijing y el investigador de AP Fu Ting en Shanghai contribuyeron a este artículo.