Dos de las armas decomisadas recientemente en Arizona al Cartel de Sinaloa, un poderoso grupo mexicano de las drogas, están relacionadas con la malograda operación estadounidense Rápido y Furioso, informaron autoridades estatales.

"Rápido y Furioso" fue una controversial investigación de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, en la cual se le perdió el rastro a unas 1.400 armas que fueron vendidas en tiendas de Arizona a supuestos intermediarios menores de las bandas del narcotráfico en México.

Varias de esas piezas han sido recuperadas en lugares donde han ocurrido delitos en México. Dos fueron encontradas en el sitio donde fue muerto un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Ahora, el comisario del condado Pinal, Paul Babeu, dijo que otras dos armas de "Rápido y Furioso" fueron decomisadas en Arizona a integrantes del Cartel de Sinaloa, considerado como el más fuerte en México.

Las dos piezas forman parte de las 108 armas confiscadas en tres operaciones en septiembre y octubre que, según las autoridades, desmantelaron a una banda del narcotráfico relacionada con el Cartel de Sinaloa.