Brasil propuso reorientar el sistema financiero mundial para que respalde un nuevo modelo de desarrollo ambientalmente sustentable, como parte de las iniciativas sometidas el martes a la ONU para la cumbre mundial sobre medio ambiente del próximo año en Rio de Janeiro.

"Nos interesa un proceso de definiciones de actividades sustentables y que los bancos sean parte de esas actividades con apoyo financiero", dijo la ministra del Medio Ambiente, Izabella Teixeira, al dar a conocer las propuestas brasileñas con miras a la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sustentable, a celebrarse del 4 al 6 de junio.

El protocolo internacional para la sustentabilidad del sistema financiero forma parte de las 25 iniciativas que Brasil presentó para el borrador inicial de la conferencia de Rio de Janeiro. El martes era el último día para que todos los países de la ONU enviaran sus iniciativas para ser consideradas en el documento base de las negociaciones.

La cumbre ha sido denominada Rio + 20 por celebrarse dos décadas después de la histórica Conferencia de Ambiente y Desarrollo de 1992, también en Rio de Janeiro, que puso el tema del desarrollo sustentable en la agenda mundial.

"Rio + 20 va a discutir el mundo en los próximos 20 años, va a abordar cómo va a ser el crecimiento global, la prosperidad global en el futuro, y para eso va a definir los caminos para un crecimiento inclusivo y ambientalmente respetuoso", dijo el embajador Luiz Alberto Figueiredo, que representa a Brasil en negociaciones sobre temas ambientales.

Los grandes temas de la cita son la erradicación de la pobreza, la economía verde y la gobernabilidad y el desarrollo sustentable.

Además de un protocolo para el sistema financiero, Brasil propuso establecer patrones internacionales de eficiencia energética, incluyendo el uso de una matriz energética limpia y mejorar la administración de los recursos hídricos.

Contempla también el financiamiento de estudios e investigación para el desarrollo sustentable, incluyendo proyectos científicos y tecnológicos innovadores y becas de estudio para formar profesionales en estos campos.

Teixeira y Figueiredo indicaron que la presidenta Dilma Rousseff cursó invitaciones para los gobernantes de todos los países del mundo y que varios de ellos confirmaron asistencia a la cumbre, aunque no adelantaron quiénes ni cuántos han dicho que asistirán a la cita de Rio.