Brasil aspira a que la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible Río+20, que acogerá en junio de 2012, permita crear consensos sobre la necesidad de vincular el cuidado del medio ambiente al avance social y económico, dijeron hoy fuentes oficiales.

La conferencia se celebrará en Río de Janeiro 20 años después de la Cumbre de la Tierra, realizada en esa misma ciudad en 1992, y aunque será de corte más conceptual que resolutiva, "facilitará un debate" que podrá influir en otras discusiones, indicó en rueda de prensa la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeira.

La ministra reiteró que al encuentro, que se celebrará bajo el paraguas de las Naciones Unidas, han sido invitados todos los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de ese organismo, por lo que Río+20 "puede ser un escenario fundamental" para el rumbo de las discusiones sobre desarrollo sostenible.

Teixeira explicó que Brasil, como organizador de la cita, ha elaborado un documento que será sometido a debate en el ámbito de la ONU y que propone como grandes ejes de la conferencia tres puntos: erradicación de la pobreza, economía verde y gobernanza sustentable.

Esos amplios ejes temáticos servirán para abordar cuestiones como la generación de energías renovables, la renovación tecnológica, la inclusión y el desarrollo social, la seguridad alimentaria e hídrica y la biodiversidad como herramienta innovadora para la medicina y como fuente de generación de conocimiento y riqueza, entre otros.

Brasil también propondrá en el marco de la cita que se discuta en las Naciones Unidas la posibilidad de establecer una serie de metas de desarrollo sostenible, similares a los Objetivos del Milenio, de modo de establecer compromisos firmes para los próximos 20 años.

Esa propuesta recogerá una similar patrocinada por el Gobierno de Colombia y, según dijo Teixeira, apuntará a que Río+20 permita sentar las bases para "garantizar un compromiso político con el desarrollo sostenible".