El Banco Mundial (BM) aprobó el martes un paquete de préstamos por 8.000 millones de dólares hasta 2015 para apoyar a las autoridades brasileñas en sus esfuerzos por erradicar la extrema pobreza.

El programa buscará trabajar coordinadamente con el nuevo proyecto brasileño para la erradicación de la pobreza extrema, Brasil sin Miseria, cuya meta es mejorar las oportunidades sociales y económicas de 16 millones de personas muy pobres, anunció el BM en un comunicado.

El plan incluye un financiamiento nuevo del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (IBRD por sus siglas en inglés) de hasta 5.800 millones de dólares a gobiernos federales y regionales, y préstamos de la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés) al sector privado por 2.000 millones de dólares.

La estrategia apunta a que en 2015 al menos 85% del 40% de la población más pobre tenga acceso a educación preescolar, mejorar la calidad y cobertura de la atención médica, ampliar las viviendas de interés social, además de llevar servicios de aguas negras a 75% de las casas.

Makhtar Diop, director para Brasil en el BM, calificó los esfuerzos del gobierno brasileño como "un testimonio de sus logros impresionantes" al sacar de la pobreza a millones de personas durante la última década, gracias a un vigoroso crecimiento económico y a un manejo acertado de sus políticas públicas.

El nuevo préstamo del BM "ayudará a Brasil a alcanzar este logro sin precedentes apoyando la convergencia económica y social a través de la integración productiva y el crecimiento", agregó.