El Congreso dio un paso histórico este martes hacia la despenalización del aborto en Argentina al prosperar por primera vez en una comisión legislativa un proyecto para la interrupción voluntaria del embarazo antes de las 12 semanas de gestación.

La comisión de legislación penal de la cámara de Diputados aprobó un dictamen a favor de esta iniciativa con la firma de siete de los 12 diputados que la integran. El paso siguiente será su discusión en las comisiones de Salud y Familia.

Si estas dos últimas avanzan en un dictamen similar, entonces la despenalización del aborto se debatirá por primera vez en el recinto.

El aborto está prohibido en Argentina, salvo en casos de peligro para la vida de la madre o de violación de una mujer con capacidades mentales disminuidas.

Según la campaña nacional por un aborto legal, seguro y gratuita, entre 500.000 y 700.000 mujeres interrumpen su embarazo cada año. Entre 80 y 100 mueren, la mayoría jóvenes y pobres.

"Esto ha sido un triunfo, estamos muy contentas porque costó mucho conseguir el quórum (para su debate en comisión)... queremos más educación sexual para que esto no pase, pero tampoco queremos seguir lamentando muertes de mujeres", afirmó la diputada Victoria Donda, de Frente Amplio Progresista.

Durante un debate áspero, liderado principalmente por mujeres, y que se extendió durante más de dos horas, la diputada Cynthia Hotton, de Valores para mi país, expresó que "quienes estamos a favor de la vida no apoyamos el aborto... no es una postura religiosa ni ideológica. Estoy segura de que la mayoría de los argentinos están a favor de la vida".

En respuesta, la legisladora independiente Marcela Rodríguez le respondió que "quienes defendemos la interrupción del embarazo estamos a favor del derecho a la autonomía de la mujer, que no quiere decir apoyar al aborto en términos de considerarlo bueno... creo que es un golpe bajo decir que quienes estamos a favor del la interrupción del embarazo no estamos a favor de la vida".

En caso de que el tema no sea debatido en el recinto antes de fin de año, perderá estado parlamentario.

La presidenta Cristina Fernández se ha manifestado en contra del aborto, pero tampoco ha dado instrucciones a sus legisladores de no discutir el tema.

La iglesia Católica reiteró el martes a través de un comunicado que "el aborto es un peligro contra la vida y cuando una mujer está embarazada, no hablamos de una vida sino de dos, la de la madre y la de su hijo o hija en gestación. Ambas deben ser preservadas y respetadas".

"La despenalización del aborto es necesaria para proteger los derechos y las vidas de las mujeres", destacó en contrario José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch, en declaraciones difundidas a través de un comunicado.

"A causa del actual código penal, las mujeres que quieren abortar acuden a procedimientos clandestinos e inseguros, convirtiéndose en la principal causa de muerte materna en Argentina", agregó.