A pesar de ser históricamente un período negativo para la Bolsa de Valores de Nueva York, el octubre de este año cerró como su mejor mes en casi una década.

La principal razón es el progreso que los líderes europeos han logrado para contener la crisis de deuda del continente.

Pero el mes terminó con una mala nota. El promedio industrial Dow Jones retrocedió 276 puntos y terminó abajo de los 12.000 en el último día del mes. El final fue tan difícil como el comienzo. En el primer día de operaciones de octubre, el Dow se hundió 258.

Con los libros de octubre cerrados, el Dow estaba en 11.955,01 unidades, un 83% arriba respecto a marzo de 2009, el punto más bajo luego de la crisis financiera. Tendría que subir, a partir de este punto, más de 2.200 puntos para imponer un récord alcista.

El Standard & Poor's 500 finalizó el mes en 1.253,50 puntos, con una caída de 32 unidades el lunes, o 2,5%. El índice compuesto Nasdaq cayó 53 puntos en el día, un 1,9%, y cerró octubre a 2.684 unidades.

Durante el mes, el Dow ganó más de 1.000 puntos. Subió 9,5%, su mejor desempeño desde octubre de 2002. El índice Standard & Poor's 500, el más amplio promedio del mercado, subió 10,8% en el mes, lo mejor desde diciembre de 1991.

Octubre ha sido históricamente un mal mes para Wall Street. Fue en octubre de 1929 cuando el mercado sufrió el descalabro que dio inicio a la Gran Depresión y fue en octubre de 1987 cuando otro día nefasto sacudió la bolsa.

El 3 de octubre, tanto el Dow como el S&P cerraron en sus puntos más bajos del año. el mercado pasó un verano brutal y estuvo a otro día malo para caer en mercado bajista, abajo 20% de su más reciente cima.

Por más sólido que haya sido, este octubre no estuvo cerca de colocarse como uno de los mejores. Luego del colapso de 1929, el mercado rutinariamente subió con mucho mayores porcentajes de ganancias. En julio y agosto de 1932, por ejemplo, el mercado ganó más de 36% cada mes.

Las preocupaciones sobre una segunda recesión han cedido un poco. El gobierno anunció la semana pasada que la economía en julio, agosto y septiembre creció a una tasa anual del 2,5%, más del doble de la velocidad de principios de este año.

Cinco acciones cayeron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue de 4.200 millones de títulos.

Las acciones bancarias cayeron profundamente el lunes luego que la empresa MF Global se declaró en bancarrota. La semana pasada, la nota de deuda de la empresa fue degradada por las agencias calificadoras debido a sus tenencias de deuda europea. La empresa es dirigida por el ex gobernador de Nueva Jersey y presidente de Goldman Sachs, Jon Corzine.

Las bolsas europeas cayeron. El índice británico FTSE 100 cerró 2,8% abajo a 5.544,22 puntos, mientras que el alemán DAX cayó 3,2% a 6.141,34. El francés CAC-40 terminó 3,2% abajo en 3.242,84 puntos.

La crisis de deuda europea sigue lejos de estar resuelta. Un indicio preocupante es que los intereses para Italia y España han aumentado, señal de que los corredores siguen temiendo que esos países no podrán pagar sus deudas.

Pero hay problemas más cercanos a Estados Unidos. Un "supercomité" del Congreso debe conseguir 1,2 billones en recortes al déficit presupuestal en menos de un mes, mientras republicanos y demócratas discuten si se enfocan en mayores impuestos o en recortes en el gasto federal.

Si no llegan a un acuerdo, los inversionistas temen que Moody's, importante agencia calificadora crediticia, siga los pasos de S&P y reduzca la calificación de Estados Unidos, o que S&P reduzca la calificación aún más.

En Asia, el índice japonés Nikkei 225 cerró 0,7% abajo a 8.988,39 unidades. En Hong Kong, el Hang Seng cayó 0,7% a 19.864,87 puntos y el surcoreano Kospi cayó 1,1% a 1.909,03.

El índice de Shanghai terminó con una racha de cinco jornadas con ganancias al caer 0,2% a 2.468,25 puntos, mientras que el índice de Shenzhen ganó 0,5% y cerró en 1.040,93 puntos.