La aduana de Bolivia identificó 8.000 vehículos robados en países vecinos, la mitad de ellos en Chile y Brasil, que pretendían ser legalizados, informó la presidenta de esa institución Marlene Ardaya.

Un 20% de los autos robados ingresaron desde Brasil y entre 2.000 y 2.500 desde Chile, dijo el lunes Ardaya en declaraciones a la red ATB. En el lote también había autos robados en Argentina y Perú.

Un intercambio de información con esos países permitió ubicar los vehículos, pero todavía no se devolvió ninguno a la espera de una solicitud formal de las cancillerías de vecinas, explicó.

El gobierno de Evo Morales aprobó una norma a mediados de año que permite legalizar vehículos usados ingresados de contrabando en los últimos años a cambio de un pago de impuestos y multas. Más de 128.000 autos fueron registrados en la aduana para la legalización que aún está en curso, entre ellos los 8.000 robados.

La mayoría de los 128.000 son coches usados y descartados en otros países pero tienen gran demanda en Bolivia por su precio bajo. Ingresan desde la zona franca del puerto chileno de Iquique.

La decisión de Morales de legalizar autos usados ingresados de contrabando a Bolivia fue criticada en Brasi y Chile porque se aprovecharía la norma para blanquear el robo.