La contracción del tráfico aéreo de mercancías se acentuó en septiembre, en tanto que la demanda de pasajeros mantuvo una tendencia positiva, reveló hoy la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Mientras que el tráfico de pasajeros fue un 5,6 % superior ese mes con respecto a un año antes, el flete se redujo el 2,7 %, con lo que se agudizó el deterioro que ya se había observado en agosto, cuando se experimentó un declive del 2,4 %.

La IATA analizó estos últimos resultados como un manifestación de la falta de confianza entre los consumidores, principalmente de Estados Unidos y Europa, así como en el mundo de los negocios en la mayoría de países, lo que afecta en general los viajes de placer y de trabajo.

Bajo esa perspectiva, el aumento del tráfico de pasajeros en septiembre sería el resultado de las condiciones relativamente positivas en los mercados emergentes, así como de reservas y compras de billetes efectuadas en los primeros meses del año, cuando las perspectivas económicas no eran tan negativas como en la actualidad.

En términos de transporte internacional de personas, las aerolíneas de América Latina registraron un notable aumento, del 10,6 % en septiembre; que siguió a una subida del 6,4 % de la demanda el mes anterior.

A pesar de la crisis de la deuda y a las morosas perspectivas económicas en la "zona euro", las compañías europeas observaron una subida del 9,2 % en el transporte de pasajeros, justo por debajo del 9,5 % del aumento de su capacidad.

Una de las razones que explica esto es la debilidad del euro frente a otras divisas, lo que hace más atractivos a los países que utilizan esa moneda para el turismo.

Por el contrario, las aerolíneas de América del Norte registraron el menor aumento de la demanda entre todas las regiones: apenas el 1,2 %.