El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó emitir un exhorto a las autoridades libias para que eviten que los lanzamisiles portátiles y otras armas compradas por Moamar Gadafi lleguen a manos de grupos armados y terroristas.

La resolución adoptada unánimemente el lunes por el consejo también pide al gobierno libio destruir sus arsenales de armas químicas en coordinación con las autoridades internacionales.

El subsecretario de Estado norteamericano Andrew Shapiro dijo previamente este mes que se calculaba que Libia tenía unos 20.000 de dichos misiles — los cuales puede lanzar una sola persona desde el hombro — en sus arsenales antes de que comenzara la guerra civil en marzo.

Gadafi fue derrocado como líder libio en agosto; fue capturado y muerto a manos de insurgentes el 20 de octubre.