El ministro español de Educación, Ángel Gabilondo, afirmó hoy en Santo Domingo que la "implicación de la sociedad" en materia educativa va a poner en situación difícil "a quienes quieran tomar alguna decisión que afecte a la educación".

Gabilondo, quien intervino en Santo Domingo en el foro de debate sobre liderazgo y cohesión social "Ágora Dominicana", confió en que la educación "no sea la gran afectada" de la campaña de las elecciones del 20 de noviembre en España como consecuencia del conflicto en algunas comunidades entre sindicatos educativos y administraciones regionales.

Ante tales discrepancias, apostó por promover "el acuerdo, el consenso y el pacto. No hay más camino que ese. Es el único camino en la España de las autonomías", dijo en declaraciones a periodistas.

El ministro negó que su departamento haya recortado un 23,7 % los recursos en educación no universitaria, como afirma el Partido Popular (PP).

"En programas educativos no ha habido ningún recorte", afirmó.

También defendió, por otro lado, la expansión que ha vivido la universidad en España, donde hay 1.600.000 universitarios, y abogó, al mismo tiempo, por "criterios claros" para evitar que esos centros crezcan "sin sentido" y sin unos requisitos mínimos.

Por eso su departamento aboga por crear las condiciones para que las administraciones autonómicas puedan llevar a cabo "fusiones, agregaciones o lo que quieran, pero no lo va a hacer el Gobierno; el Gobierno no tiene la idea de fusionar ni cerrar universidades", dijo.

Gabilondo se mostró partidario de intensificar la relación entre la universidad y la empresa porque la institución universitaria "no puede estar cerrada sobre sí misma".

En su opinión, el conocimiento tiene que revertir en bienestar a la sociedad, y una forma de retorno "es la vinculación con el sistema productivo, con los emprendedores, con los ámbitos locales, territoriales".

En cuanto a las críticas sobre la preparación actual de los alumnos que llegan a la universidad, se mostró partidario de impulsar "la transformación en los modos de enseñar y aprender" frente a la actual insistencia en las capacidades y habilidades, que puede llevar a descuidar los conocimientos.

"Las tres cosas deben ir juntas: conocimientos, competencias y valores. Los valores del esfuerzo, la exigencia, la seriedad, la honestidad" que, indicó, "también forman parte de la educación".