La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) anunció el lunes que acompañará una caravana de madres y familiares de migrantes centroamericanos desaparecidos, que el fin de semana iniciaron la búsqueda de pistas de sus seres queridos por algunas zonas de alto riesgo de México.

El organismo informó en un comunicado que personal de sus oficinas regionales y centrales estará con los más de 30 familiares de los centroamericanos durante su viaje por nueve de los 32 estados del país, incluido Tamaulipas, donde en agosto de 2010 fueron masacrados 72 migrantes a manos presuntamente de sicarios del cartel de las drogas de Los Zetas.

La CNDH señaló que mantendrá comunicación con autoridades locales y federales para aplicar medidas que garanticen la seguridad de los integrantes de la caravana.

La comisión recordó que en junio se promulgó una reforma que elevó a rango constitucional la protección de los derechos humanos de todas las personas en México.

La caravana comenzó el domingo en la frontera mexicana con Guatemala y se extenderá hasta el 13 de noviembre.

Uno de los actos incluye una ceremonia el 2 de noviembre, Día de Muertos, en San Fernando, la municipalidad de Tamaulipas donde fueron asesinados los 72 migrantes.

Miles de migrantes, en particular de América Central, utilizan cada año el territorio mexicano para intentar alcanzar Estados Unidos, aunque el Instituto Nacional de Migración, una agencia federal del gobierno mexicano, señaló hace unos días que el flujo cayó un 70%, al pasar de 433.000 retenidos en el año 2005 a 140.000 en 2010.

Algunos expertos han rebatido la afirmación y han dicho que la caída en las detenciones es diferente al flujo.