La leyenda ya está escrita por parte de Tony La Russa que hoy anunció su retirada como piloto de los Cardenales de San Luis y de las Grandes Ligas, a las pocas horas de haber participado en la celebración de ser los nuevos campeones de la Serie Mundial.

La Russa, de 67 años, eligió el día después de haber participado con todo el equipo en el desfile popular y fiesta con los seguidores en el Busch Stadium, para volver al mismo escenario y ofrecer la rueda de prensa de la despedida definitiva.

La decisión llega después de 33 años como piloto, ocupar el tercer lugar en la lista de todos los tiempos en victorias, además de haber participado en seis Series Mundiales y conseguir tres títulos, el último el pasado viernes al ganar de forma dramática a los Vigilantes de Texas.

"Siento que esta es la decisión correcta", declaró La Russa. "La deformación profesional te hace pensar siempre cuando es el mejor momento para tomar una decisión importante, y ahora creo que lo es en mi vida".

La Russa preparó su camino de despedida con una temporada para la historia por todas las dificultades y obstáculos que tuvo que superar hasta conseguir el undécimo título del Clásico de Otoño de los Cardenales.

Nada menos que perdieron toda la temporada al lanzador estelar Adam Wainwright tras someterse a una operación en el codo durante los entrenamientos de primavera.

Luego tuvieron que remontar una desventaja de 10 juegos y medio a partir del 25 de agosto antes de poder conseguir el comodín de la Liga Nacional ante los Bravos de Atlanta.

"El equipo demostró confianza en su juego y en el carácter ganador que tuvo de principio a fin de la temporada", comentó La Russa, que está a 35 triunfos de John McGraw, segundo en la lista de victorias de todos los tiempos.

Como piloto de los Cardenales, los llevó nueve veces a la fase final en 16 temporadas, ganó tres banderines de la Liga Nacional 2004, 2006 y 2011) y dos títulos de la Serie Mundial (2006 y 2011).

El último dejó el histórico sexto partido cuando por dos veces a un "out" en la pizarra y dos carreras de desventaja lograron la remontada y ganaron por 10-9 a los Vigilantes con jonrón de David Freese.

La llegada de La Russa al equipo también fue un éxito en el apoyó que los aficionados le dieron al equipo con más de tres millones de asistentes a los partidos en 13 de las 16 temporadas que estuvo al frente de los Cardenales.

La Russa, que ganó 2.278 partidos de la temporada regular, incluyendo 1.408 con los Cardenales, dijo que nunca pensó volver a la competición por el simple hecho de conseguir ser segundo en la lista de todos los tiempos.

Además del título logrado esta temporada, La Russa también había conseguido dos más, el primero con los Atléticos de Oakland, en la temporada de 1989 y el segundo, en el 2006, estando ya con los Cardenales.

La Russa comentó que su decisión no fue tomada en base a un factor en particular, pero que había comenzado a dudar sobre volver en 2012 a mitad de temporada.

A partir de ese momento preparó todo para en agosto comunicarle al gerente general John Mozeliak y a otros directivos del equipo su deseo de retirarse.

El ex piloto de los Cardenales reconoció que el momento de las conversaciones no tuvo nada que ver con la marcha del equipo y la reacción que después se dio para conseguir el comodín, se trató de una coincidencia.

La Russa explicó que había pensado lo positivo de retirarse y que nada cambió luego que los Cardenales se clasificaron a la fase final para después conseguir el título de la Serie Mundial con victorias ante los Filis de Filadelfia, Cerveceros de Milwaukee y Vigilantes.

"Es cierto que la manera como concluyó el equipo la temporada me permite irme en un momento mucho más feliz y pleno", comentó La Russa, que dijo no tiene previsto volver a dirigir, aunque si puede abrir alguna libreta.

La Russa se mostró impasible durante la rueda de prensa, salvo cuando hizo una pausa para darle las gracias a su esposa, Elaine, y a sus dos hijas por tenerle paciencia durante buena parte de los últimos 33 años.

El seguro miembro del Salón de la Fama también explicó que su reunión con los jugadores tras el desfile de celebración el domingo fue corto pero emotivo.

"Algunos hombres adultos se pusieron a llorar", declaró La Russa. Luego, en broma, el dirigente bromeó: "Eso como que me gusto, ya que ellos me hicieron llorar algunas veces".

El abridor estelar Chris Carpenter con marca de 2-0 en la Serie Mundial comentó que la decisión de La Russa los pilló de sorpresa y la despedida fue muy emotiva en todos los aspectos.

Por su parte, Mozeliak señaló que el equipo inició la búsqueda de un nuevo piloto, el primero desde que La Russa fue contrato previo a la temporada de 1996, pero que la misión no sería fácil encontrar a un profesional que ocupe su puesto.

No quiso hacer ninguna valoración sobre Dave Duncan, el entrenador de pitcheo de los Cardenales y mano derecha de La Russa, aunque recordó que tiene contrato con el equipo hasta la temporada del 2012.

Mientas que La Russa respondió con un enfático "no" cuando le preguntaron si volvería a dirigir. También dijo que no tiene la intención de convertirse en gerente general, pero que no descarta otras funciones.

La Russa que tuvo una breve carrera como jugador de las Grandes Ligas para lograr .199 de promedio de bateo, comenzó de piloto con los Medias Blancas de Chicago en 1979 para luego irse con los Atléticos, donde consiguió tres banderines seguidos de la Liga Americana desde 1988 a 1990 y la Serie Mundial en 1989.