El juez especial chileno, Juan Cristóbal Mera, ordenó hoy varias diligencias, entre ellas las fallas en el plan de vuelo del avión CASA 212 que se estrelló en el archipiélago Juan Fernández, con 21 personas a bordo el pasado 2 de septiembre.

Mera también ha pedido una exhaustiva investigación de las calificaciones del piloto de la nave siniestrada que según miembros de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) "no eran buenas".

El abogado Alfredo Morgado, que lleva la causa de tres de las víctimas del accidente, dijo este lunes a los periodistas que es importante saber las condiciones meteorológicas que se registraban ese día en la isla y las características específicas del aeródromo, situado a 670 kilómetros del continente.

Asimismo, el letrado señaló que es "muy significativo" el dato de que la FACH haya rechazado el plan de vuelo presentado por el piloto Juan Pablo Mallea, quién debió rehacerlo antes de partir rumbo al archipiélago.

Precisamente, el juez Mera recaba antecedentes respecto de esta primera anomalía y de las dudas surgidas respecto a cuánto combustible tenía la aeronave.

Según el piloto, tenía tres horas y 30 minutos para llegar al archipiélago, pero especialistas de la FACH que han sido interrogados, el Casa 212 tenía combustible para una autonomía de 5 horas y 10 minutos.

"Es decir, el piloto podría haber hecho varios intentos antes de decidir el aterrizaje, esperando mejores condiciones de viento", indicó el abogado.

Además, ya se determinó que el que pilotaba la nave era el teniente Mallea, de 25 años, y no la teniente Carolina Fernández como lo aseveró en todo momento la institución.

El ministro Mera (juez especial) también investiga la experiencia del piloto Mallea que de acuerdo a antecedentes recopilados, sus calificaciones durante su instrucción fueron bajas.

A bordo de la nave siniestrada viajaban Felipe Camiroaga, uno de los animadores más populares de la televisión chilena, y el empresario filántropo Felipe Cubillos, impulsor de la organización "Desafío Levantemos Chile", creada para apoyar las labores de reconstrucción tras el terremoto y posterior tsunami de febrero de 2010.

Además, un equipo de la red estatal de televisión TVN e integrantes de la citada ONG, así como funcionarios del Consejo de la Cultura y personal de la FACH.

Peritos de la Fuerza Aérea de Chile volverán esta semana a la isla, para intentar rescatar parte del fuselaje del avión que se encuentra sumergido a 50 metros de profundidad y ver la posibilidad de ubicar los restos de seis de las víctimas que no fueron ubicadas durante la operación de rescate que se prolongó por casi treinta días.