El Sevilla defendió hasta el último minuto de la 10ma fecha su invicto en la liga española pero lo perdió al caer el lunes por 2-1 ante el visitante Granada en el derbi andaluz jugado en el Sánchez Pizjuán.

El Granada le dio la vuelta al marcador adverso desde el primer minuto del partido al anotar en la segunda mitad los dos goles, la misma cantidad que había acumulado en las nueve fechas anteriores.

Con el triunfo, el equipo de Fabri González abandonó la cola de la clasificación que ahora ocupa el Getafe, y alcanzó con ocho puntos a Sporting de Gijón, Racing de Santander y Real Sociedad. El Sevilla sigue ocupando la quinta plaza con 17 unidades, pese a sumar un solo punto en sus dos últimos cotejos, ambos en casa.

Tras vencer en sus respectivos compromisos del fin de semana, Real Madrid y Barcelona copan los dos primeros puestos de la clasificación. Los blancos lideran con 25 puntos, uno más que los azulgrana y dos más que el Levante, descolgado de la punta tras perder su primer partido del campeonato ante Osasuna, por 2-0.

El Sevilla afrontaba el choque como único invicto del torneo junto al Barsa y pletórico de moral tras su empate en feudo azulgrana la semana anterior.

El cuadro de Marcelino García tardó apenas 38 segundos en añadir a las buenas sensaciones: Jesús Navas desbordó por la banda derecha al brasileño Siqueira y dejó para el uruguayo Martín Cáceres, cuyo balonazo se estrelló en el cuerpo de Diego Mainz y quedó franco para que Manu del Moral, en plena racha goleadora, rematara al fondo de las mallas.

Sin embargo, poco a poco el equipo de Fabri se fue asentando. Al volver del descanso con Odion Ighalo en sustitución de Ikechuwku Uche, el empate llegó a los 79 minutos luego de que un disparo del suplente fue desviado por Varas al travesaño y entonces Alexandre Geijo anotó de testa.

Antes, Roberto mantuvo al Granada en el partido con una triple parada a tiros de Del Moral, Emiliano Amenteros y Piotr Trochowski. E igual de acertado se mostró a dos minutos del pitido final, cuando desvió con el pie un disparo de Luis Alberto que olía a gol.

El portero e Ighalo se erigieron los héroes del Granada, pues el nigeriano intervino de nuevo decisivamente en la siguiente jugada, cuando dejó de testa para que Mikel Rico, llegando desde la segunda línea y aprovechando el desconcierto de la zaga sevillista, fusilara a Varas a los 90 minutos desde el pico del área y certificara el primer triunfo a domicilio del Granada.

"Hay que felicitar a la gente. El Granada no venía jugando mal, creando ocasiones, y tal vez el fútbol hoy nos ha devuelto el trabajo y el esfuerzo", dijo Fabri tras la victoria. "Sé que este equipo puede competir y confío plenamente en estos jugadores. La victoria nos va a dar un estado de ánimo que era necesario".