Laura Palma, una de las portavoces de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), aseguró hoy que en la próxima asamblea de la entidad se va a decidir la mediación de la ONU para que interceda en el conflicto estudiantil que se extiende desde hace cinco meses.

Palma, que también es presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Serena (Feuls), sostuvo que en la cita realizada este fin de semana en la Universidad Arturo Prat, en Iquique, "no se llegó a resoluciones concretas".

"Todos los temas relacionados con el acercamiento con los rectores, la ley de presupuestos y la posibilidad de pedir la mediación de la ONU, se resolverá el miércoles o jueves en una nueva reunión que la Confech hará esta vez en la ciudad de Antofagasta", dijo Palma en declaraciones a Efe.

La petición se realizaría aprovechando la invitación que recibieron los jóvenes chilenos durante una visita a Europa entre el 14 y el 18 de octubre, donde se reunieron con representantes del Parlamento Europeo, de la OCDE y también de Naciones Unidas.

Palma afirmó que en la reunión de este fin de semana también se discutió el inicio del segundo semestre académico y de mantener las movilizaciones, aunque aclaró que la decisión corre por cuenta de cada universidad y de lo que decida cada plantel.

También destacó que los dirigentes estudiantiles planean realizar un llamado a una nueva movilización a nivel nacional para el próximo 8 de noviembre.

En tanto, la presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, María José Hoffmann, en declaraciones a periodistas cuestionó duramente la eventual decisión de los estudiantes de pedir la mediación de la ONU, al señalar que "es lamentable que no se respeten las instituciones chilenas. Parece que están más interesados en seguir viajando".

La congresista que pertenece a la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente, pidió al Ejecutivo que frente a la presiones de la Confech y del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch) "actúe con equidad".

"Hay que velar por todos los estudiantes y especialmente los que integran ese 70 % que es parte de la educación técnica. Por eso esperamos que cada peso que invierta el Estado en las universidades del Cruch, sea dedicado también a la educación técnica superior", añadió.

Los estudiantes chilenos, movilizados desde hace cinco meses, exigen una educación pública, gratuita y de calidad y una reforma al sistema impuesto durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), que les obliga a asumir grandes deudas para financiar sus estudios.