El cineasta alemán Wim Wenders visitó hoy el VI Festival Internacional de Cine de Roma para promocionar su último documental, "Pina", con el que pretende homenajear a su íntima amiga ya fallecida, la coreógrafa germana Pina Bausch.

La cinta, que se ha rodado íntegramente con tecnología 3D, recupera las míticas piezas "Cafe Müller" y "Consagración de la primavera" para descubrir el significado de la danza y adentrarse en los secretos de la compañía de baile Tanztheater Wuppertal Pina Bausch, fundada por la bailarina alemana y que aún hoy representa su obra en los escenarios de todo el mundo.

"Pina" contiene también algunas imágenes inéditas en las que se puede ver a la premiada coreógrafa, ya que Wenders y Bausch comenzaron a grabar juntos este proyecto en la ciudad natal de ella, Wuppertal, donde se desarrolla toda la historia.

La repentina muerte de Bausch el 30 de junio de 2009 llegó mientras ellos preparaban la película e hizo que el director alemán, muy afectado por la pérdida, aparcara temporalmente el proyecto.

Antes de la proyección de "Pina" en Roma, el director germano aprovechó su visita para charlar con el público sobre el futuro del cine, que, según apuntó, pasa por utilizar más y mejor la tecnología 3D.

"Las tres dimensiones no son únicamente un nuevo modo de representar las cosas, sino una nueva forma de lenguaje, una especie de revolución que posibilita el nacimiento de una nueva forma de expresión", aseguró el cineasta alemán, antes de advertir de que, "aunque se ha empezado con mal pie", ese es el futuro del cine.

No obstante, él cree que esta tecnología está "hecha a propósito para la danza" y considera que la creación del documental "Pina" no habría sido posible sin el 3D.

"Desde hace veinte años quería unir el cine con el teatro y la danza, pero nunca podía conseguirlo, porque no disponía de los medios tecnológicos adecuados para rendir justicia al arte de Pina. Ella siempre me animaba y me insistía para que produjese este filme, pero yo solo he podido cumplir nuestro sueño gracias al 3D", explicó.

"Esta tecnología me ha permitido romper el muro invisible que existe entre la cámara de cine y el escenario de un teatro", agregó el director.

Wenders avanzó que actualmente no tiene ningún nuevo proyecto a la vista y confesó que en estos momentos prefiere dedicarse a promocionar este documental, que el pasado mes de septiembre fue seleccionado por Alemania para representar al país en los Óscar de Hollywood.

Por Sara Rojas