El presidente Mauricio Funes presentó el martes a la comunidad internacional un balance preliminar de los daños provocados por las lluvias que afectaron por diez días El Salvador, que llegan a 840 millones de dólares.

"A pesar de la exactitud de los datos todavía hablamos de un informe preliminar porque aún hay miles de familias que siguen en los albergues y miles de familias que están regresando a sus casas que están evaluando las perdidas", dijo Funes en una reunión con representantes del cuerpo diplomático y organismos internacionales.

"El informe que hoy presentamos eleva esa cifra inicial de 650 millones de dólares (que presentó durante la reciente cumbre de presidentes de la región) a 840 millones de dólares, que significa cuatro puntos del Producto Interno Bruto", manifestó.

Explicó que "aquella cifra inicial (650 millones de dólares) que compartimos con ustedes se refería esencialmente a los daños directos a la estructura pública, a la agricultura y a la ganadería".

Funes detalló que los daños y pérdidas sufridas en la infraestructura llegaron a 260,5 millones de dólares y en los sectores sociales fueron por 207, 8 millones de dólares. "Aquí estamos hablando de daños en viviendas, centros educativos y Salud".

Los sectores productivos reportan daños y pérdidas por 300 millones de dólares y en medio ambiente algo más de 70 millones de dólares, agregó.

Asimismo, señaló que "el impacto, el desastre en la pérdida del crecimiento económico que estaba previsto en un 2,1% para este año y que solo será, según nuestras estimaciones de 1,4%, una caída de un tercio de lo que esperábamos antes de este sistema de baja presión".

El mandatario dijo con anterioridad que para reconstruir el país, "según estimaciones previsorias se necesita un monto tres veces superior al de los daños".

En reciente reunión en El Salvador, los presidentes de Centroamérica acordaron pedir apoyo internacional, incluyendo a los organismos financieros, para reconstruir los países afectados por las recientes lluvias.

Pidieron crear un grupo consultivo para la reconstrucción de los países afectados por la depresión tropical 12-E y otros desastres naturales, que deberá de reunirse el 16 de diciembre de 2011, en El Salvador.

Este grupo consultivo presentaría iniciativas concretas nacionales y regionales de rehabilitación y reconstrucción que puedan ser sometidos a consideración de la comunidad internacional para su financiamiento, según la declaración suscrita por los participantes.